¿Por qué asistir a un retiro de Mindfulness y meditación?

A muchos de nosotros, la simple posibilidad de estar en silencio, durante un tiempo prolongado, nos genera nerviosismo y ansiedad.

Estamos tan acostumbrados a vivir inmersos en el frenesí de nuestras vidas cotidianas que, cuando nos encontramos frente a un espacio de quietud y silencio, nos sentimos incómodos.

Nos hemos desacostumbrado a estar con nosotros mismos.

Cuando bajan los estímulos externos y comenzamos a observar lo que pasa en nuestro interior, nos encontramos ante una situación que nos confronta y que nos orilla a buscar cualquier pretexto para regresar al entorno de distracciones, que nos resulta más seguro y familiar.

Sin embargo, una de las formas que tenemos a nuestro alcance para mejorar nuestra relación con los demás, y con la vida en general, es precisamente recuperando la capacidad de estar con nosotros mismos.

Familiarizarnos con la sensación de “saber estar” con esa persona que nos acompaña a todas partes, que muchas veces ignoramos, y que nos devuelve la sonrisa cuando nosotros sonreímos frente al espejo.

En palabras llanas, recuperar la capacidad de sentirnos bien en nuestra propia piel es una de las puertas más efectivas hacia una vida más plena, satisfactoria y feliz.

Un retiro de Mindfulness y meditación es un espacio de introspección y reconexión con nosotros mismos que nos brinda, precisamente, una oportunidad para profundizar en nuestro autoconocimiento.

Es un espacio para desacelerar, reconectar y restaurar. Para recuperar la capacidad de estar con nosotros mismos, en un espacio contenido y seguro y, desde ahí, observar cómo funcionan nuestra mente y nuestras emociones.

Habrá momentos en los que pienses “¿qué demonios hago aquí…?”, y habrá otros en los que sientas que es lo mejor que has hecho en toda tu vida…   

La realidad es que será como un pequeño ensayo de la vida misma, en la que tenemos momentos agradables y de puro gozo, y otros que nos resultan incómodos o, incluso, dolorosos.

Pero que, en cualquier caso, son momentos pasajeros y en los que siempre podemos encontrar reflexión y aprendizajes.

Así que cuando tengas la oportunidad de participar en un retiro de Mindfulness y meditación, asumiendo que se trata de una organización seria y con experiencia, no dejes de hacerlo.

Como dice la frase popular. “Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”.

Te reencontrarás con esa persona única y maravillosa, plena en recursos para afrontar sus dificultades, y que está deseosa de reencontrarse y amigarse contigo.